Madrid, 12 de noviembre de 2018.- Lamentablemente el Ministerio de Educación y Formación Profesional sigue en su línea oscurantista y tendenciosa. En esta ocasión a través de una “consulta de exposición pública, con aportaciones por correo electrónico, para modificar la LOMCE”. Por ello, el Presidente Nacional de CONCAPA, Pedro José Caballero, ha remitido un escrito –registrado el pasado 9 de noviembre de 2018- en el que expone su disconformidad con el contenido de algunas medidas contempladas, tales como la eliminación de la alternativa a la enseñanza de la Religión o el hecho de no tener en cuenta la demanda social de las familias para la programación de puestos escolares. Además, ha adjuntado un amplio documento de Propuestas educativas y sociales dirigidas a la ministra de Educación, Dª Isabel Celaá.

Caballero ha expuesto la oposición de la CONCAPA a iniciar la tramitación de una nueva reforma de la educación sin un mínimo y necesario diálogo y consenso con toda la comunidad educativa. La reforma de una Ley Orgánica, como es la LOMCE, se merece un diálogo, estudio, consenso, debate y no unas propuestas de mejora impuestas por el Ministerio. Después de más de un año de trabajos en la Subcomisión de Educación del Congreso de los Diputados para intentar aprobar un Pacto de Estado Político y Social por la Educación, no es admisible que no se tengan en cuenta las múltiples aportaciones realizadas por toda la comunidad educativa y se opte por una modificación unilateral de la norma educativa, mas aún cuando el partido que ahora está en el Gobierno es el que abandonó dicha Subcomisión al no llegar a un acuerdo sobre la financiación -5%-, el mismo partido que no quiere saber nada del trabajo realizado en la misma.
Por otra parte, en el escrito presentado por CONCAPA se desarrollan otros temas como: la enseñanza de la Religión (no cabe otorgar a la materia un estatus inferior al resto, pues dejaría de ser una asignatura), la autonomía de los centros educativos (se solicita un reconocimiento real y expreso de dicha autonomía), o la programación de puestos escolares (el actual Gobierno pretende planificar unilateralmente, sin tener en cuenta la demanda social de las familias ni el derecho de elección del tipo de centro de las familias).

Respecto a las propuestas de CONCAPA, abogamos por:
1. El reconocimiento, real y efectivo, de que los padres -las familias- somos los primeros y principales educadores de nuestros hijos, y tenemos el derecho -reconocido en la Constitución- a recibir de las administraciones del Estado la formación más acorde con nuestras convicciones, sin perder la patria potestad sobre nuestros hijos.

2. La educación de calidad y en libertad para lograr el pleno desarrollo de la personalidad y de las capacidades de los alumnos, en todas sus dimensiones.
3. Un Pacto no sólo político sino también social por la Educación, en el que tengan cabida en igualdad de condiciones todas las orientaciones pedagógicas, filosóficas e ideológicas acordes con la Constitución, evitando imposiciones.

4. Reforzar las materias instrumentales y un plan determinado para la lengua extranjera, así como desarrollar programas de apoyo específicos y revisar la promoción automática, fortalecer los departamentos de orientación, y la autoridad y prestigio del profesorado, mayor autonomía de los centros, potenciar una Formación Profesional acorde con la demanda de las empresas, un plan estratégico para mejorar la disciplina en los centros, y el fomento de la participación, implicación y formación de las familias, etc.

5. Establecer enseñanzas mínimas comunes en todo el territorio nacional y adaptar la oferta a la demanda, así como garantizar la gratuidad de la enseñanza garantizando que los costes del módulo de concierto cubran realmente el coste total de la enseñanza, buscando la igualdad y la equidad del sistema educativo, se imparta por la red que se imparta.

6. Derecho a la educación conforme a las convicciones de la familia y neutralidad ideológica del sistema y de la escuela pública.

7. Garantizar que los libros de texto tengan una validez mínima de, al menos, 4 años; ayudas para becas y libros, así como para transporte y comedores escolares; bilingüismo; protocolos de actuación contra fracaso, abandono y acoso escolar; refuerzo de las materias humanísticas, las expresiones plásticas y el deporte.

Finalmente volvemos a recordar a la Ministra el ahorro de más de 5.000 millones de euros que supone para el Estado la enseñanza concertada en nuestro país, y le instamos a que reciba a todas las organizaciones educativas y dialogue con ellas, no sólo con las que le son afines. Necesitamos con urgencia que de una vez por todas sepamos claramente cuanto cuesta en nuestro país un puesto escolar y actualicemos definitivamente el modulo del concierto educativo.

Desde CONCAPA, su Presidente anima a las familias a no abandonar su compromiso con la educación y la formación de sus hijos, desde la libertad y el respeto a la gran pluralidad de nuestra sociedad actual. Es un deber que adquirimos cuando decidimos formar una familia. Si el Estado suple esa carencia, perderemos la patria potestad sobre nuestros hijos y les impondrán cualquier doctrina estemos o no de acuerdo con ella.

Es el momento de abandonar la comodidad en la que nos encontrábamos y participar activamente, junto a nuestros hijos, en su educación, su formación y desarrollo, por medio del diálogo, consenso y del trabajo, sin descartar que si nos quieren apartar de ese derecho y deber que tenemos las familias nos movilizaremos, tanto en la sociedad como en los juzgados.

Pinchar aquí para ver documento elaborado por CONCAPA