HACER FAMILIA, junio de 2018.- Al llegar las vacaciones escolares, los niños pasan mucho tiempo en casa, por lo que es normal que acaben aburridos y puedan llegar a pasarse el día viendo la televisión, jugando a videojuegos o navegando con su tablet. Por si fuera poco, muchos padres tienen que trabajar durante un mes del verano, por lo que no pueden atender a sus hijos a lo largo de ese tiempo. Por este motivo, es bueno que vayamos pensando en planes que pueden mantenerles entretenidos y con los que además podrán aprender mucho.
Ver noticia